Agosto 05, 2020

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

(Video) Sagrada Familia, entre cerros y ríos hace frente al COVID-19

En la provincia de Curicó diversas medidas se han adoptado para detener el avance del COVID-19 o Coronavirus. En la comuna de Sagrada Familia, desde el comienzo se aferró a todo lo que tenía al alcance para ponerle atajo, sin embargo, el virus, logró cruzar la frontera y en sus casi 550 kilómetros cuadrados atemoriza a sus más de 17.500 habitantes de los cuales un 29%, es decir, 5.080, forman la población urbana y un 71%, 12.439 habitantes corresponden a población rural.

Esa ruralidad, en algunos casos se transforma en un obstáculo para cumplir con los objetivos trazados por el Departamento de Salud de Sagrada Familia, así lo manifiesta Ximena Riquelme, directora del CESFAM de Sagrada Familia: “Hay unas zonas demasiado aisladas, ya sea por el terreno gredoso u otras dificultades. Como, por ejemplo, el rechazo que los vayamos a ver; no querer hacer la cuarentena diciendo que -si no trabajo no como- por eso es que va la ayuda social”.

Claro está que “una de las primeras medidas adoptadas fue la sanitización en diversos lugares de la comuna, tanto en el pueblo de Sagrada Familia, en Villa Prat y en los diferentes villorrios que existen. Eso lo realizábamos desde las 22:00 horas, en adelante y así nos fuimos extendiendo por toda la K-16”, comentaba a Música & Noticias, el alcalde Martín Arriagada Urrutia.

Fue un enorme esfuerzo el que se hizo para evitar la expansión del virus en todo el sector, así lo comenta Ximena Riquelme, directora del CESFAM de Sagrada Familia: “Los primeros casos COVID positivo, nos mantuvimos bajos, las primeras semanas, de uno a dos, hasta cinco casos, ya cuando esto empieza a ser mayor, comienza a aparecer casi en forma simultánea la idea de dividirse estratégicamente de manera que, el consultorio, continúe con sus actividades habituales manteniendo una distancia entre paciente y paciente”.

La aparición del Coronavirus, no solo en Sagrada Familia, en el resto del país y el mundo, ha venido a alterar las diversas actividades, que se planifican, en muchos casos, con años de antelación. La salud no es la excepción. Para estos meses estaba planificada la vacunación anual para menores y adultos mayores. Las horas otorgadas para la atención médica ahora se están reprogramando. El motivo, el COVID-19 atacó con fuerza y para contenerla la dedicación debió ser total, pero poco a poco se está intentando retomar los controles y volver a la normalidad.

Por estos días, las autoridades de salud de Sagrada Familia, están llamando, desde hace varias semanas, a retomar los controles, en niños y enfermos crónicos, las vacunas.

Lo que aún sorprende, es que mucha gente no ha tomado todavía esta pandemia con la seriedad que se debe hacer. Recién, ante las informaciones de Chile y el mundo; la enorme cantidad de víctimas fatales, “ahora están poniendo algo más de cuidado -afirma Karen Valderrama, enfermera del Servicio de Urgencia CESFAM- hay personas que todavía nos preguntan, ¿será verdad lo del coronavirus?” 

Adultos mayores

Entre las grandes interrogantes de los especialistas están las reacciones de los adultos mayores a causa del encierro, que les puede provocar, seguramente ellos no desacatarán las normas, pero se pueden deprimir y también es un riesgo. En ese caso, es vital la ayuda de profesionales y sobre todo de la familia, para evitarles caer en eso. Eliecer Ramírez, es un adulto mayor se Sagrada Familia y nos cuenta que “no me he sentido bien, tengo un dolor en el cuello y creo que es el encierro, el estrés. Yo que no salía hace un mes y yo estoy acostumbrado a salir”.

Conociendo la ruralidad de la zona y lo difícil para los pacientes que es trasladarse desde su casa al consultorio, se intensificaron las atenciones domiciliarias. Les agrada y mucho, ver llegar a un completo equipo de profesionales para atenderles, lo consideran, un gesto de preocupación, de cariño hacia ellos. Médico, enfermera, Kinesiólogo y aunque parezca extraño, una odontóloga. Ella es, Yesenia Zambrano, quien se traslada con todos sus elementos para tratar una infección bucal, dolor, incluso, extracciones si se requiere, “es que no me quedo tranquila sí sé que hay un paciente con dolor”, enfatiza.

Pero el riesgo en estos días, de contraer el COVID-19, debe ser considerado en todo momento y eso evita, a muchos potenciales pacientes, acudir al centro de salud por cualquier síntoma. 

Aunque a muchos les cuesta estar en casa, han logrado entender la situación y las consultas las hacen por teléfono, evitando peligros, dado que hay síntomas muy parecidos a la gripe común:

“nosotros tratamos de darle el máximo de antecedentes, pero siempre es mejor que, cuando vayan a visitarle hagan todas esas preguntas. Algunos lo toman bien, otros mal. Otros han tenido periodos de angustia. Ahí trabajamos con psicólogos asesores, si ya lo hacen con alguno se le recomienda que sigan con el tratamiento, de lo contrario se le asigna al psicólogo del CESFAM”, nos decía, Samantha Queraltó Piña - Enfermera Encargada Epidemiologia.

Pero hay un hecho que llama la atención, la gente le está perdiendo el miedo al COVID-19, a pesar de todo lo que ha ocurrido: “con los primeros casos yo no veía gente en la calle después de salir del trabajo. Pero ahora, enormes filas, se comprende, pero no respetan el metro de distancia; en el supermercado todas juntas…” comentaba Belén Navarro - Asistente Social del mismo servicio.

“En Sagrada Familia se han implementado los test rápidos, logrando así, abarcar un mayor número de habitantes los cuales se están realizando en panaderías supermercado, el banco, en los lugares de mayor afluencia de público. Lo mismo sucede en Villa Prat en el pago de los pensionados”, nos decía el alcalde Martin Arriesgada.

Trabajadores Agrícolas

No solo los profesionales de la salud han debido extremar sus esfuerzos, los funcionarios municipales como los del Departamento de Emergencia también han desarrollado una importante labor de prevención. Así lo detalla el Encargado de Emergencias de la Municipalidad de Sagrada Familia Luciano Moraga Matus: “Los trabajos se realizan desde muy temprano, con equipos que tienen el control de acceso a la comuna. No es poca la gente que está ingresando a ella por tareas agrícolas. Diariamente son entre 900 y 1.200 personas que lo hacen por Trapiche, sin contar La Fortuna, Cerrillo y también en la intersección de la ruta k-40 con la k-16 en el sector de Villa Prat”.

Por su parte, Cristian Peñaloza, encargado de la Corporación Cultural de Sagrada Familia, nos da más detalles acerca de la función específica que están cumpliendo: “Principalmente sanitizamos autos, en las manillas por ser el principal foco de contacto con las manos, los neumáticos, que según dicen que se adhiere el virus a las gomas”.

Sin embargo, a pesar de que, constantemente se está comunicando que no se debe salir de casa, son muchos los vehículos que han devuelto por no cumplir con los requisitos para continuar el viaje, sobre todo aquellos que utilizan esa ruta para dirigirse a la costa con fines turísticos.

Para prevenir, supervisar y apoyar estas acciones, Carabineros ha debido adoptar una serie de medidas, considerando el amplio territorio de esta rural comuna, aunque todo marcha muy bien, no falta algún problema, lo expresa el jefe de Tenencia de Sagrada Familia, Subteniente Pedro Barros Morales: “Generalmente, con las personas que son de la comuna, la región no hay ningún tipo de problema; sí, con algunas personas que vienen desde Santiago que han logrado vulnerar las barreras sanitarias que están en los diferentes accesos que están en los accesos de las comunas que están en cuarentena, obviamente por que se le impide el paso con la finalidad de evitar que se siga expandiendo el virus y resguardar a las personas que habitan en esta comuna”. Entre las excusas más utilizadas es que van solo de paso, que los demás les dejaron pasar sin problemas y aquellos que “salimos porque estábamos aburridos en la casa”.

La famosa pandemia que tiene a medio mundo sumido en una serie de enigmas y especulaciones sin resolver y que lo único cierto es que hay millones de familias en el planeta, sin saber que hacer, sin trabajo, labor que también han tenido que afrontar los municipios y el de Sagrada Familia no se excluye, muy por el contrario, ha asumido esa responsabilidad con una seriedad ejemplar y ayuda sin precedentes.

Teletrabajo

Es el municipio quien provee de alimento a las familias que están en cuarentena, de llevarle los medicamento a casa a los enfermos crónicos y adultos mayores. “En un comienzo la situación estaba bastante difícil, pero ahora con la colaboración del Estado, nos hemos ido ordenando; hemos podido dar un poco más de empleo. También tenemos que apoyar a aquella gente que ha vuelto a su tierra, que con esto o el levantamiento social han perdido todo, pero no están acostumbrados a hacer los trabajos del campo. Y hay que buscarle algo que le permita al menos el alimento a la familia” expresaba el alcalde Arriagada Urrutia.

A todos los funcionarios les resulta una jornada agotadora, pero hay que hacerlo, manifiestan, no importa la hora, ni el día.

A pesar de la normalidad que se busca alcanzar, paso a paso, las autoridades locales muestran sus aprensiones sobre lo que se debe conseguir y con la franqueza y sinceridad que caracteriza al alcalde de Sagrada Familia Martin Arriaga Urrutia, comenta a Música & Noticias: “Si queremos lograr con el -paso a paso- que está entregando el Estado debemos tener cuidado con las aglomeraciones. Debe haber autocuidado. Yo no estoy de acuerdo con que nuestros hijos vuelvan a clases. Si bien es cierto a los profesores les resulta bastante agotador, lo están haciendo muy bien a través del teletrabajo, mandándoles trabajo con los niños, con clases virtuales para que puedan aprender. Creo que este es un año perdido, entre comillas, espero que el ministerio lo tome así; yo por lo menos a los hijos no los voy a mandar a clases. En el caso de los almacenes lo están llevando muy bien, con las exigencias sanitarias acorde al momento. Aunque nosotros estamos en el nivel tres, estamos, yo creo a unos cuatro o cinco meses, si es que queremos llegar a la nueva normalidad, que es mucho más difícil, pero debemos tener mucho autocuidado, especialmente la gente que trabaja en el campo”. Sagrada Familia a través de su municipio, funcionarios, autoridades, Carabineros, organizaciones comunitarias, entre otros entes, han desplegado un gran esfuerzo para luchar con el COVID-19, pero esto de nada sirve si sus habitantes no cumplen un rol fundamental como es el autocuidado.


Programa Financiado por el

“Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social

del Gobierno de Chile y del consejo regional del Maule”


 

Modificado por última vez en Martes, 28 Julio 2020 21:11