Jueves Santo recogimiento y fe en la feligresía

Jueves Santo recogimiento y fe en la feligresía

CURICÓ. En la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Curicó, y teniendo como oficiante al Sacerdote, Patricio Espinoza, se vivió con la devoción acostumbrada otro Jueves Santo, fiesta cristiana, anual y tradicional, que se celebra el jueves anterior al Domingo de Resurrección, dentro de la Semana Santa, y que abre el Triduo Pascual. La Iglesia católica conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena y el lavatorio de los pies realizado por Jesús.   

En este día, durante la Última Cena, Jesús instituye dos sacramentos: La Eucaristía y el Orden Sacerdotal. La Iglesia conmemora este día con una eucaristía especial. En ella, el sacerdote realiza el lavatorio de pies a doce personas quienes representan a los apóstoles. Con esta acción, Jesús nos transmite el mensaje de la caridad. “Cuando dice: Lo mismo que yo hice con ustedes, practíquenlo en favor de los demás”.

También en este día, Cristo dejó un nuevo mandamiento: “Amaos los unos a los otros, así como yo los he amado”.

 El lavado de pies (en latín mandatum, 'orden, mandamiento') es un acto ritual que simboliza la hospitalidad en Oriente, proporcionando agua para la limpieza y bienestar de los viajeros luego de un largo camino (por ejemplo, en el Antiguo Testamento: 1 Mos 18.4 UE). El lavado de los pies se describe en el Nuevo Testamento como el acto de Jesús sobre sus discípulos. De las palabras de Jesús Mandatum novum do vobis (Jn 13,34 VUL, 'Te doy un nuevo mandamiento') el rito tiene su nombre litúrgico.

La costumbre de lavar los pies era muy frecuente entre los antiguos. Cuando los tres ángeles llegaron a casa de Abraham, este patriarca les hizo lavar los pies. También se lavaron los pies a Eliezer y a los que le acompañaban cuando entraron en la casa de Labán y a los hermanos de José, cuando llegaron a Egipto. En algunas culturas se considera una vergüenza repugnante y humillante lavar los pies a una persona.

En la iglesia primitiva, era costumbre lavar los pies a otros cristianos como acción de humildad y servicio por las viudas según 1 Tim. 5:10.

San Agustín lo relacionó ceremonialmente con el bautismo pascual y su asociación con el Jueves Santo fue establecida por el Concilio de Toledo en el 694.

Instagram
volver arriba