Junio 02, 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Desvinculan de sus funciones al Seremi de cultura del Maule, acusado de acoso y violencia sexual.

Durante la jornada de ayer miércoles, el Ministerio de las Culturas confirmó que el gobierno  ha aceptado la  renuncia al seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región del Maule, Camilo Salas, en medio de graves denuncias por presunto acoso sexual en su contra.

Una de las denunciantes es la periodista Belén Roca Urrutia, quien resaltó al medio electrónico de Santiago “El Desconcierto”, hechos que, en sus palabras, “eran un secreto a voces entre los estudiantes” de las carreras de Cine y Periodismo de la Universidad de Chile e incluyen episodios de acoso y violencia sexual de parte de Salas en contra de compañeras, específicamente en fiestas y actividades sociales.

" Recuerdo que me aferré a lo poco de consciente que podía estar a las cinco de la mañana, luego de tomar toda la noche con las chiquillas y los chiquillos, para tirarle manotazos, como si fuese una mosca, al notar que estaba encima de mí, tratando de quitarme el vestido. Se alejó por unos minutos. Pensé estar a salvo. Volví a dormir. Volvió a la carga, esta vez más agresivo. Seguí aleteando y metiendo bulla, todo cuanto podía hacer”, relató Roca.

Desde el Gobierno Regional del Maule, mediante un comunicado de prensa, se confirmó que “durante la jornada de hoy nos hemos enterado de la renuncia del Secretario Regional Ministerial de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región del Maule, Camilo Salas Sandoval. Según lo que señala en su carta renuncia, ésta sería por motivos personales y familiares, que le impiden continuar ejerciendo el cargo”, enfatiza el documento. Del mismo modo se precisa que la funcionaria Sandra Retamal quedará cumpliendo en subrogancia las funciones de Seremi, mientras se concreta un nuevo nombramiento.

Camilo Salas había llegado a la Seremi de las Culturas del Maule en una ascendente carrera política al alero de su padre, Eduardo Salas, ex secretario general del PRI, quien a la vez es pareja de la subsecretaria de Bienes Nacionales, Alejandra Bravo.