Junio 05, 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Más de 188 mil beneficiarios de subsidio habitacional serían favorecidos con postergación de créditos hipotecarios

Santiago.-  Tras el anuncio realizado por Banco Estado y BCI de postergar por seis meses el cobro de créditos hipotecarios sin intereses asociados, el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, alabó la medida e instó al resto de las entidades bancarias a brindar beneficios similares a las familias del país que cuentan con dicha carga económica.

“Celebramos las decisiones de los bancos BCI y Banco Estado porque impactan directamente en el bolsillo de miles de chilenos, pero principalmente, de nuestros beneficiarios de subsidio habitacional. Hoy más de 188 mil beneficiarios de los distintos programas del Minvu (Clase Media e Integración Social y Territorial) cuentan con un crédito hipotecario, por lo que una medida masiva permitiría aliviar la economía familiar, atender un posible desempleo o destinar recursos para otras necesidades surgidas por la emergencia que vive el país a raíz del COVID-19”, afirmó el secretario de Estado.

En la misma línea, el ministro Monckeberg agregó que “el camino trazado por estos bancos debiera ser recorrido por otras instituciones financieras. Las chilenas y chilenos necesitan hoy más que nunca del apoyo del Estado, pero también de los privados y en particular de sus propios bancos”.

HERRAMIENTAS:

  • El Seguro de Desempleo: se podrá ocupar en caso de que los trabajadores dependientes pierdan el empleo o trabajadores independientes tengan incapacidad laboral. Esta alternativa cubre el pago de seis meses del dividendo (después de ese periodo, no sigue cubriendo), pudiendo aplicarse nuevamente la cobertura si el asegurado vuelve a caer en situación de cesantía involuntaria o de incapacidad temporal luego de seis meses de haber mantenido un trabajo.
  • Pago Oportuno, se trata de una rebaja entre el 10 y 20 por ciento al dividendo mensual de los beneficiarios de subsidios que están al día con sus pagos (para viviendas compradas o construidas con Subsidio para Clase Media desde el 2004 en adelante). Se trata de una medida de aplicación automática y su duración considera hasta el último dividendo del crédito hipotecario