Identificarse

Isabella será la primera carabinera transexual que tendrá la institución

Junio 25, 2022

Isabella Panes será la primera carabinera transexual. Con 28 años, se encuentra estudiando en la Escuela de Formación para desempeñarse en la institución policial, lo que ella considera un sueño.

«Como mujer trans espero contribuir en generar una red de apoyo y ayudar a otras personas que pasaron por lo mismo que yo.Estoy cumpliendo un sueño de ser Carabinera y he tenido el apoyo de toda la Institución«, dijo Isabella, según consignó las redes sociales de Carabineros.

Su historia, en mayor profundidad, fue desarrollada en Las Últimas Noticias, en donde contó que es oriunda de Laja, Región del Biobío. Allí, dijo, nació con el nombre de Raúl, «pero siempre he sido mujer, siempre me he sentido mujer. Pero siempre tuve que esconder a esa mujer que llevaba adentro».

Panes recordó que cuando niña lo pasó «súper mal», sin embargo tuvo el apoyo de su familia. «Mis papás y mis hermana siempre me protegieron, pero lo pasaba mal igual», señaló.

Con 14 años, sus padres la llevaron a Santiago para iniciar su transición a mujer. Dice que fue difícil ese proceso, porque no habían médicos que quisieran arriesgarse a darle hormonas, hasta que encontró el profesional adecuado.

«A los 18 años recién pude hacerme la primera cirugía. En Chile estaba prohibido que una mujer transexual se hiciera una intervención quirúrgica y para todo había que pedir permiso y tener un certificado psiquiátrico. Eran los tiempos en que esto se conocía con el nombre de trastorno de identidad de género», indicó.

Según relató, cuando ocurrió el caso de Daniel Zamudio, en 2012, la motivó a «sacar esa mujer que llevaba dentro de mí y al fin ser quien soy. Mostrara que estaba Isabella, que no estaba Raúl».

Tres años después, pudo operarse para el cambio de sexo y dejó sus estudio de veterinaria para perseguir su sueño de ser carabinera. El problema ahora era su carnet, que seguía siendo el de hombre. «Nada es fácil para las mujeres transexuales», critica. Tras lograr el cambio de identidad oficial con la ayuda de una abogada de la Clínica Jurídica de la Universidad de Chile, postuló a la institución.

La primera vez que quiso ingresar a Carabineros, en 2015, no quedó, «pero aún no salía mi cambio de nombre». Al siguiente, tampoco aprobó. A la tercera vez, lo logró. «Contrariamente a lo que pensaban mis papás, me han tratado súper bien», dijo.

«No me he sentido discriminada por nada y mis compañera me tratan como una mujer más. Eso sí, no voy a trabajar en orden y seguridad como me hubiese gustado, porque postule muy tarde, así que voy a cumplir labores administrativas, aunque en una sección con mucho compromiso social. Me gusta el contacto con la gente«, afirmó.