Identificarse

El ciudadano colombiano, además, mantenía una orden de detención por delitos contra la salud pública.

Durante la tarde de ayer, detectives del Departamento de Migraciones y Policía Internacional Rancagua, se trasladaron hasta el Terminal O’Higgins, ubicado en la capital de la Provincia del Cahapoal, con la finalidad de efectuar una fiscalización que buscaba identificar infractores de la Ley de Extranjería.

Fue así que, mientras el personal de la PDI se encontraba realizando las labores propias del área migratoria, controlaron a un ciudadano colombiano de 18 años de edad, quien registraba una orden de detención pendiente por delitos contra la salud pública, razón por la cual el personal policial procedió a informarle que estaba siendo detenido, e indicarle cuáles son los derechos que le correspondían en esa calidad.

Luego de concretar la detención, y como indica el protocolo policial, los detectives efectuaron una revisión a las vestimentas del ciudadano colombiano, oportunidad en la que le encontraron 22 envoltorios contenedores de cannabis procesada, por un peso equivalente a 21,3 gramos, cuyo avalúo alcanza 106 mil pesos. De igual manera, los efectivos de la PDI incautaron dos teléfonos celulares al imputado, alrededor de 24 mil pesos chilenos y billetes pertenecientes a divisas de diferentes países.

Lo anterior fue informado al fiscal de turno de la Macrozona O’Higgins, quien instruyo que el detenido fuese puesto a disposición del Juzgado de Garantía de Rancagua, para su correspondiente control de detención, en calidad de imputado por delitos contra la salud pública e infracción a la Ley 20.000.

 

Los hechos ocurrieron en la comuna de Pichilemu, cuando la menor tenía 4 años de edad.

Corría agosto del año 2019, cuando detectives de la Brigada de Investigación Criminal (BICRIM) Pichilemu, debieron efectuar diligencias asociadas al abuso sexual que una niña de 4 años de edad habría sufrido en la costera comuna, procedimiento originado gracias a la denuncia que la madre de la menor realizó ante el personal policial.

De acuerdo a lo señalado por la PDI, los hechos dados a conocer por la denunciante habrían indicado que la niña habría estado en el terreno donde se encontraba su domicilio, cuando un vecino de 64 años, quien vivía en otra casa ubicada en el mismo sitio, le habría realizado tocamientos en la zona genital, lo que la menor de edad habría contado a su madre.

Fue así que, tras dos años de investigación y luego de diversas diligencias investigativas, consistentes en empadronamientos y registro de declaraciones a testigos, toma de exámenes y pericias clínicas efectuadas a la niña, la PDI entregó la información recopilada a la Fiscalía Local de Pichilemu, la cual estimó que los antecedentes eran suficientes para solicitar al Juzgado de Letras y Garantía de la misma ciudad, una orden de detención en contra del imputado, lo que fue acogido por el tribunal costero.

Durante la tarde de ayer, tras recibir la orden detención, el personal de la PDI logró dar cumplimiento a la orden judicial y poner al imputado a disposición del Juzgado de Letras y Garantía de Pichilemu, para su correspondiente control de detención.

La empresa YS Ingeniería y Construcción se adjudicó la licitación convocada por la Municipalidad de San Fernando, para la habilitación de una ciclovía en calle Quechereguas.

Enmarcado en el estudio análisis del Plan de Conectividad Comunal la  iniciativa comprende : las calles Quechereguas – Negrete y Avenida Bernardo O'Higgins más tramo Negrete, entre Quechereguas y España.

Este proyecto impulsado por la Secretaría Comunal de Planificación tiene por objetivo promover una vida saludable y mejorar las condiciones de movilidad de la comunidad, dado el amplio uso de la bicicleta como medio de transporte no contaminante.

El recorrido de la ciclovía considera 1.255 metros lineales y es el primer tramo que cumple con el nuevo estándar de vías de este tipo.

Actualmente, en San Fernando hay 8.440 metros construidos de red de ciclovía en zona urbana.

Las ciclorutas deberán ejecutarse en un plazo de 80 días corridos contados a partir de la entrega de terreno al contratista.

Producto del operativo fueron detenidas tres personas por microtráfico y tenencia de armas.

Luego de meses de investigación, detectives del Equipo Microtráfico Cero (Mt-Cero) de la Brigada de Investigación Criminal San Vicente, lograron establecer que en dos domicilios de la población San Luis, en el sector Pueblo de Indios, perteneciente a la nombrada comuna, existía actividad relacionada al microtráfico de drogas.

De acuerdo a lo informado por la PDI, gracias a permanentes vigilancias a distancia fue posible establecer que en ambas propiedades se comercializaban estupefacientes en pequeñas cantidades, lo que fue informado al fiscal de la causa, quien tramitó ante el tribunal de garantía correspondiente, órdenes de entrada registro para las dos viviendas.

Tras ejecutar las órdenes de entrada y registro, el personal policial encontró alrededor de 4 gramos de cannabis procesada y 110 gramos de cocaína base, droga avaluada en 1,6 millones de pesos.

De igual modo, durante el procedimiento, los detectives incautaron alrededor de 58 mil pesos en efectivo, elementos para la dosificación de la droga y dos pistolas a fogueo, aparentemente adaptadas para disparar.

Producto de lo anterior, fueron detenidos un ciudadano argentino y dos mujeres de nacionalidad chilena, quienes cuentan con antecedentes por microtráfico y receptación. Una de las mujeres, además, mantenía dos órdenes de detención pendiente por hurto y amenazas simples.

Los resultados del operativo fueron informados al fiscal de la causa, quien instruyó que todos los detenidos fuesen puestos a disposición del Juzgado de Garantía de San Vicente, para su correspondiente control de detención.

Los antecedentes del vehículo fueron consultados luego que participara en un accidente menor.

Mientras detectives de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) Rancagua se encontraban circulando por avenida República de Chile, a la altura del acceso de Ruta Travesía, en la comuna de Rancagua, se percataron de la reciente ocurrencia de un accidente menor, en el cual había participado una motocicleta en la que viajaban dos personas.

Luego de verificar que los involucrados se encontraban en buenas condiciones físicas, los policías se dieron cuenta que la motocicleta no portaba placas patentes. Debido a lo anterior, consultaron al conductor por los documentos del vehículo, quien habrían indicado no poseerlos y haber adquirido la motocicleta de manera informal, por un valor de 200 mil pesos.

Posteriormente, el personal de la BIRO Rancagua consultó el chasis del vehículo, lo que permitió establecer que se trataba de una motocicleta que mantenía encargo por robo desde mayo pasado, luego que su dueño denunciara que había sido sustraída desde el frontis de su vivienda, en la comuna de Codegua.

Debido a lo anterior, el conductor de vehículo motorizado y su acompañante, un hombre de 19 años de edad y una mujer de 22 años, fueron detenidos por el delito de receptación flagrante, hecho que fue dado a conocer a la fiscal de la Macrozona O’Higgins, quien instruyó que sólo el hombre fuese puesto a disposición del Juzgado de Garantía de Rancagua, para su correspondiente control de detención, mientras que la mujer quedó apercibida de conformidad al artículo 26 del Código Procesal Penal.

Entre  la vida y la muerte se debate un joven que en la tarde del sábado quedara sepultado por un desmoronamiento de tierra en el sector de la playa de Punta de Lobos en la comuna Pichilemu.

Al lugar debieron trasladarse las unidades de emergencia de la comuna, quienes luego de un arduo trabajo lograron rescatar con vida a la víctima, la que fue trasladada hasta el centro de salud en estado de gravedad.

En las últimas horas, la condición médica hizo necesario que la persona accidentada fuera trasladada hasta el Hospital Regional de Rancagua, con pronóstico reservado.

Página 1 de 879