Noviembre 27, 2020

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

(Video) Curicó se une para derrotar al coronavirus

Para el común de los habitantes del planeta, el Coronavirus es una infección que aparece a fines de 2019 y que está causando estragos en todas las latitudes.  Hoy, no existe receta probada que sea una cura definitiva, sin embargo, se pueden tratar varios de los síntomas; las opciones terapéuticas dependen del estado clínico de cada paciente.

Una enfermedad, que ha puesto a prueba la capacidad científica humana y, además, ha cambiado todo un sistema de vida que parecía inamovible, pues, una de las primeras medidas adoptadas fue la suspensión de una serie de actividades masivas ya tradicionales en nuestra ciudad, y con un cierto dejo de tristeza, en su momento, lo dio a conocer el alcalde de Curicó, Javier Muñoz Riquelme, al referirse a la Fiesta de la Vendimia de Chile, unas de las grandes actividades que se desarrollan en nuestra provincia, que significaba un duro golpe “no solo para la municipalidad, también para muchos artesanos, músicos, artistas, pequeños emprendedores, entre otros, que esperan, año a año la Fiesta de la Vendimia para mostrar, vender sus productos que le permitan generar importantes ingresos dentro de su presupuesto anual…”

Como prevención, Curicó, suspende clases, medida que luego se tomaría a nivel nacional.

Un alto porcentaje de los habitantes de nuestro país, y por su puesto los curicanos, jamás imaginó una situación como la que estamos viviendo. Los más de 1.600 casos que registra la comuna, nos obliga a acatar, si somos conscientes, cada indicación de las autoridades locales, las que rápidamente, reaccionaron adecuando los centros de salud para enfrentar la pandemia, el alcalde recuerda: “Dijimos, nosotros tenemos que generar una red de salud que incorpore la atención primara con la atención hospitalaria y que juntos trabajemos para enfrentar lo que viene”.

Tras esta reunión preliminar se invita al Gobernador y todos los alcaldes de provincia para mostrarles la idea primitiva y llevarla a la práctica. Ahí ya se contemplaba el SAR dedicado al plano respiratorio, los siete días de la semana, las veinticuatro horas, mientras que el SAR de Bombero Garrido, mantendría su atención habitual, pero ahora 24/7.

Entre los objetivos que se ha propuesto el Departamento de Salud comunal, varios se han cumplido; entre ellos, el que la ciudadanía acuda, al lugar adecuado cuando busca una atención determinada. Eso, ha permitido, además, descongestionar varios servicios, lo que redunda en menos tiempo de espera en cada uno de ellos y la dedicación de más minutos al paciente para lograr un diagnostico más certero.

Pero la pandemia, como tema principal, no es la única preocupación del Departamento de Salud de Curicó, “también está la influenza, el virus sincicial. Es que, durante los meses de invierno se evalúan todas las enfermedades respiratorias. Se hace un informe diario, además un seguimiento semanal y se envía al ministerio. Lo mismo ocurre con el VIH-SIDA, tuberculosis y todas las enfermedades infecto-contagiosas”, nos comenta Nelson Gutiérrez Marchant, Director Comunal de Salud.

En busca de proteger a la población de un posible contagio por COVID-19, el departamento comunal de Salud estableció un estricto control protocolar obligatorio. Esta prevención, que ha de aumentar la confianza del usuario, al estar y sentirse más protegida de la contaminación, permitirá que acudan con más tranquilidad en busca de atención.

“Esa responsabilidad la está haciendo el equipo epidemiológico de cada centro de salud. Hay una enfermera por cada CESFAM, que dirige este equipo y tienen la misión de ir monitoreando a todos los pacientes que están en su hogar. En la visita preliminar se les entrega útiles de aseo, guantes, mascarillas, entre otros elementos y si hay algún problema social se les apoya través de Desarrollo Comunitario y se les entrega una canasta de alimentos, más un vale por gas de tal manera que no deban salir de su hogar. Se les entrega un termómetro, e les visita constantemente y si es necesario acude el médico a donde la enfermera lo solicite” nos dice Gutiérrez Marchant.

La pandemia ha forzado a tomar una serie de medidas restrictivas para intentar detener su avance, La Municipalidad de Curicó, a través de Seguridad Pública, desde el primer día, está apoyando, con cinco puntos estratégicos en el control de los accesos a la ciudad y sectores turísticos, sumado a las rondas preventivas que efectúan los funcionarios municipales por toda la comuna.

Pero la reacción de numerosos ciudadanos, en especial de los conductores, que, se muestran estresados por todo lo que se está viviendo, son quienes muchas veces se molestan por la demora en los tacos que se forman en horarios de alto tránsito. Esta situación está provocando un agotamiento mental, también en los funcionarios que cumplen con labores específicas. De eso nos contó el jefe de Seguridad Publica. Juan Carlos Ponce: “Hay que recordar que nosotros somos seres humanos. Estamos haciendo un apoyo, tenemos jornadas de trece horas de trabajo continúo destinado a apoyar las fiscalizaciones de Carabineros y el Ejército en la comuna. Aunque lo hacemos con mucho cariño, el cansancio se va sintiendo en la medida que pasan las semanas”.

Para reducir riesgos de infección de persona a persona, primero se decretó, toque de queda, medida que redujo el movimiento vehicular nocturno, desde las cinco de la madrugada y hasta las 22 horas, pero una parte de la población es reacia a acatar las medidas preventivas, es más, no respetan las distancias sociales, el uso de mascarilla y ni siquiera el horario de restricción.

Es aquí donde Carabineros cumple un rol muy importante en el control de las medidas sanitarias y de seguridad de la población, funcionarios que, en cumplimiento de su deber, se han transformado en víctimas del virus pese a las medidas de seguridad implementadas por la institución. El Prefecto de Carabineros de Curicó, Teniente Coronel Alejandro Halabi Bartalucci nos habló de la adecuación de Carabineros a esta instancia, utilizando todo tipo de implementos de protección, mascarillas, guantes, gafas, pero a pesar de ello nos confirma que, “tenemos muchos carabineros contagiados, tanto a nivel nacional como en la provincia de Curicó”. 

Ante el alarmante aumento de contagios, la autoridad local comenzó a pedir a los mandos superiores medidas más fuertes, tras unas cuantas semanas de insistencia el ministro de Salud decretó para una parte de la comuna: La cuarentena.

Para apoyar la tarea de las instituciones de salud y seguridad, se sumó al Ejercito, no es su labor específica, pero en el afán de dar lo mejor de sí por la Patria, están cumpliendo una importante labor, que algunos ciudadanos, principalmente menores, lo han tomado como un juego: “La gente de Curicó ha entendido el mensaje, pero, en sectores donde tenemos patrullas móviles hay algunos ciudadanos que cuando ven a la patrulla se esconden y cuando pasa, salen nuevamente. En realidad, no creen lo peligroso que es este virus. Deben permanecer en casa y esto no es un juego…” nos decía el Capitán de Ejército Claudio Morales Valdés, comandante de la Unidad Fundamental de Orden Público, Comuna de Curicó

La pandemia junto con causar grandes complicaciones de salud, ha traído consigo graves dificultades económicas. Actualmente muchos chilenos han visto mermados sus ingresos, impidiendo proporcionar el sustento para los integrantes de su núcleo familiar. Ahí nace la Cocina Solidaria, nos cometa el alcalde Javier Muñoz: “A mediados de mayo aumenta el número de hogares que no contaban con ingresos a causa de la cesantía y ahí se plantea la posibilidad de la cocina solidaria. Complementadas con las cajas del Gobierno, que aún no han llegado todas, están llegando, mientras nosotros le estamos entregando almuerzo, prácticamente, a ocho mil personas. Y no solo en sectores vulnerables, también en barrios de clase media donde se están atendiendo más de doscientas personas”.

Hoy, el municipio dispone de más de cincuenta cocinas solidarias y Carolina Gutiérrez, vecina de la Villa Padre Teodoro, en el sector Santa Fe nos cuenta que “comenzamos con cincuenta personas, ahora tenemos como doscientas veinte, doscientas treinta raciones diarias. Nosotras dejamos nuestras casas para salir en ayuda de nuestros vecinos. La situación está muy complicada. Hay gente que nunca necesito nada y hoy, sí necesita”.

Lo propio han hecho los integrantes de la hinchada “Los Marginales”, comenzaron dando desayunos a personas en situación de calle, todo a través de donaciones. Luego se dan la tarea de darles un almuerzo cada dos o tres días; hoy ya lo hacen a diario, nada más y nada menos que en dos puntos de la ciudad en Santa Fe y Aguas Negras, respectivamente.

Con la cuarentena vigente en la zona urbana de Curicó, el comercio se ha visto sumamente afectado, muchos, imposibilitados de vender sus artículos o productos para generar ingresos que permitan cancelar el salario a sus trabajadores. Marcelo Hernández, administrador de Zapatería “El Negro”, afirma que las ventas comenzaron a bajar en el mes de octubre, primero, por el estallido social, que limitó el horario de atención. El cierre se contempló a las 18.00 horas y no a las 20:00 como era habitual. “Para nosotros es muy doloroso. Detrás de la zapatería vive mucha gente y es gente que ha estado con uno toda la vida…”   

Son muchos los testimonios que se pueden conseguir y todos, unos más, otros menos, pasan por momentos de alta complejidad. El gastronómico no es la excepción. Un emblemático lugar en Curicó, “Restaurante Deportivo”, también pasa por duros aprietos, pero, poco a poco, se va sobreponiendo, comentaba Sergio Aliaga, su administrador: “La gran mayoría del personal está con suspensión laboral. Está la señora de la cocina, mi hermano y yo, tratando de sacar esto adelante, un local de más de sesenta años. Ha costado, sobre todo cuando partimos. Ojalá, pase esto pronto para que volvamos a la normalidad, así, entre comillas”.

En el rubro de la alimentación, sin duda que se encuentran las carnicerías y por tratarse de un artículo de primera necesidad están autorizadas para permanecer atendiendo en un horario que cada una define. Pero a pesar del tiempo disponible, es muy baja la venta, es muy poco el público, más aún para un local que requiere de dieciocho personas para brindar la atención que ofrece, nos dice Robinsón Saavedra, un experimentado en el rubro: “El encierro de la gente mató al tiro el comercio…hay que hacer un gran esfuerzo para tener los sueldos y pagar todo lo que se exige, imposiciones, impuestos, etcétera”. 

El objetivo de las autoridades al decretar cuarentena para intentar contener la pandemia, es evitar, o por lo menos reducir los desplazamientos que son los principales portadores del virus. Pero no todos tienen la capacidad de entender, o simplemente, sin saber por qué, se sienten firmes, invulnerables al extremo de creer que este virus no les afecta.

Pero muchos de quienes recibieron el contagio pasaron difíciles y quizás, críticos momentos en salas UCI, donde algunos no fueron capaces de soportar la embestida del virus letal.

Como municipio, como ciudadanos, entre los mayores temores para nosotros es ver gente morir. En los hogares de ancianos que tanto se cuidaron. Entró el bicho y mató a algunos; es duro, muy duro. Yo lo veo en mi padre, hace doce años postrado y si le pasa algo a mi papá, me muero desde el punto de vista anímico, porque a lo mejor pudimos haber hecho algo más para defenderlos, para cuidarlos.

En cada minuto los medios de comunicación social, están recordando las sugerencias para evitar el contagio; y está, en cada uno, el aplicar las medidas que eviten contaminase, de esa manera, entre todos, se espera seamos lo suficientemente solidarios para sumar nuestro responsable aporte de cuidado sanitario y se supere el desagradable momento, que esta calamidad, obliga a vivir a la zona urbana de Curicó, con cuarentena incluida.


Programa Financiado por el

“Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social

del Gobierno de Chile y del consejo regional del Maule”


 

Modificado por última vez en Lunes, 13 Julio 2020 22:45