Imprimir esta página

Tornamesa y vinilo: lo vintage se pone de moda

Abril 25, 2022

La música es el alimento para el alma. Este concepto, que se ha acuñado hace muchísimos años, representa un resumen de lo que significa la música para el ser humano. Paz, emoción, alegría, tristeza, toda una vorágine de emociones que se mueven al compás de una melodía o que se expresan a través de una letra.

La música es la más libre de todas las expresiones artísticas y es por eso que hay un sinfín de personas que se han dedicado a ella como forma de manifestar sus emociones, de hacerlas públicas y que el común, escuche aquello que tienen que contar, mostrando en consecuencia, su apoyo.

En la antigüedad, la única forma de escuchar música era directamente del instrumento del cuerpo humano como lo es la voz en conjunto con la caja torácica. Después, se fueron creando uno a uno los instrumentos musicales, que se encargaban de acompañar con melodías los cantos de aquellas épocas.

La evolución fue trayendo la creación de nuevos instrumentos musicales, de percusión, de cuerdas, de viento y todos ellos en conjuntos, sonando al unísono, formaban lo que conocemos como música. Esa que nos entretiene día tras día y que nos transporta en un viaje de emociones.

Pero el desarrollo no quedó ahí. Con la llegada de la tecnología, el ser humano comenzó a idear formas de cómo maximizar el sonido de estos instrumentos, teniendo como punto de entrada la creación de la radio, que, a través de sus parlantes, brindó la amplificación necesaria para llegar a audiencias lejanas (obviando la creación del fonógrafo, claro está).

Con la creación de la radio, vino entonces el perfeccionamiento de estos parlantes, que junto al uso de micrófonos y tecnología de audio, lograron los instrumentos eléctricos y por ende, las grabaciones musicales. Ya la música en vivo se convertía en algo especial y las melodías podían ser reproducidas cuantas veces se quisiera.

De esa misma manera, nacieron entonces los dispositivos para reproducir estas grabaciones, las cuales estaban hechas a través de cintas magnéticas. Estas, no eran más que cintas plásticas bañadas en óxido de hierro o algún cromato, o en ebonita, que era goma endurecida.

Luego llegaría el famoso vinilo, que en conjunto con el popular gramófono, cambiarían la forma de escuchar música por siempre. Con un sonido muy fiel y poderoso, los discos de vinilo y el gramófono, símbolo de los premios más importantes de la música, como lo son los Premios Grammy, arrasarían con el mercado.

Después del gramófono y la aparición de los primeros equipos de audio, con parlantes exclusivos, todo estaba listo para la llegada del tornamesa o tocadiscos, el cual se encargaba de reproducir mediante una aguja los más grandes hits de todos los tiempos de la mano de Sinatra, Elvis o Aretha Franklin.

El tornamesas fue muy popular desde los años ‘60 hasta los ‘90, ya que brindaba una fidelidad en el audio bastante importante, además de un sonido característico que los más puristas aún anhelan y buscan con ahínco. Por esto, pasan los años y los discos de vinilo siguen siendo muy populares.

Vinilo: prohibido olvidar

Los discos de vinilo son una forma popular de escuchar música, pero no siempre fueron los más populares. Los registros fueron introducidos en la década de 1890 por Thomas Edison y Emile Berliner. Sin embargo, les llevó alrededor de medio siglo convertirse en la corriente principal y ganar una gran popularidad.

No fue hasta la década de 1960 cuando la venta de discos de vinilo se volvió más asequibles para los consumidores y comenzaron a tomar el relevo de los discos de 78 rpm, la forma dominante de reproducción de música hasta entonces. Los vinilos tienen propiedades que los CDs, no tienen. El sonido característico de la aguja pasando por las vetas es tan musical como la misma melodía que está a punto de comenzar.

Se pueden apreciar en 3 formatos distintos como lo son los 7 pulgadas, que son los llamados Singles, los 10 pulgadas que son los famosos LP o “Long Play”. Los 12 pulgadas, son los que le dan el nombre a los EP o “Extended Play”.

También existe el formato “Maxi Single” que es la grabación de un sólo single en un disco más ancho, lo cual refiere una mayor calidad. Los formatos más usados son: 12” (30 cm) 33 rpm (LP); 12” (30 cm) 45 rpm (Single, Maxi Single y EP); y 7” (17.5 cm) 45 rpm (Single).

Los discos de vinilo son la mejor forma de escuchar tus canciones favoritas en tu tornamesa audio technica. La calidad del sonido es incomparable con cualquier otro medio y la experiencia es mucho más personal.

Han existido durante mucho tiempo, desde discos de 78 RPM a principios del siglo XX, hasta 33 RPM en 1948 y 45 RPM en 1958. Esto indica un poco cómo han evolucionado con el tiempo y cómo siguen siendo relevantes en la actualidad.

Vinilo Vs CD

El vinilo es un medio analógico, lo que significa que el sonido no está digitalizado y solo se puede reproducir en un tocadiscos. Los CD son digitales y existen desde la década de 1980. La principal diferencia entre el vinilo y los CD es que el vinilo tiene un rango de frecuencia más amplio que los CD. También, tiene un sonido más cálido, mientras que los CD tienen un sonido nítido.

La distribución de música digital ha hecho posible que todos la disfruten de una forma u otra, pero los discos de vinilo aún tienen sus ventajas sobre los CD. Por un lado, no se degradan como los CD con el tiempo debido al material utilizado en su construcción. Los CD tienen una carcasa de plástico, que crea electricidad estática que provoca la degradación de los datos almacenados en ellos.

El vinilo ha existido durante décadas y todavía está causando sensación en la industria de la música. Tiene su propia calidad de sonido única, mientras que los CD son más fáciles de almacenar, transportar y transferir digitalmente. En conjunto con un tornamesa Technics, son un dúo imparable.